Detección precoz de la osteoporosis

A menudo, los pacientes con osteoporosis no sienten ningún dolor al comienzo de la enfermedad. Puede que no se sienta dolor de espalda o de rodilla hasta mucho más adelante. Una fractura ósea tras una caída en principio inofensiva o sin causa aparente también puede ser un signo de osteoporosis. Si la enfermedad ha evolucionado, estas fracturas (por ejemplo, una fractura del cuello femoral o fracturas de los cuerpos vertebrales) tienden a producirse con mayor frecuencia.

DETECCIÓN TEMPRANA PARA DETENER LA EVOLUCIÓN

Cuanto antes se detecta y se trata la osteoporosis (pérdida ósea), más fácil es detener su evolución. Así pues, si cree que se ha roto algún hueso sin un motivo aparente, debería acudir al médico lo antes posible. Los médicos lo denominan "fractura espontánea". Las personas que forman parte de los grupos de riesgo de osteoporosis deberían someterse a exploraciones rutinarias de los huesos. La primera toma de contacto suele hacerse con el médico de cabecera, quien derivará al paciente a un especialista (por ejemplo, a un ortopeda).

¿QUIÉN PERTENECE A LOS GRUPOS DE RIESGO DE OSTEOPOROSIS?

1. Mujeres y hombres a partir de 70 años.

2. Personas a partir de 50 años con diversos factores de riesgo de sufrir fracturas relacionadas con la osteoporosis, por ejemplo:

  • Pacientes con fracturas del cuerpo vertebral tras lesiones menores
  • Personas por debajo del peso apropiado, que sufren pérdida de peso o anorexia
  • Fumadores
  • Alcohólicos
  • Personas sedentarias y con una movilidad limitada durante un tiempo prolongado
  • Personas que no consumen una cantidad suficiente de calcio en la dieta
  • Personas con antecedentes familiares de predisposición a las fracturas óseas
  • Personas con una mayor tendencia a las caídas debido a la toma de medicación (p. ej., cortisona en altas dosis, espasmolíticos o antidepresivos)
  • Personas con determinadas afecciones como enfermedades hormonales y metabólicas (p. ej., hipertiroidismo o diabetes mellitus, especialmente diabetes de tipo 1), con determinadas enfermedades renales o gastrointestinales, con algunas enfermedades articulares reumáticas inflamatorias crónicas (especialmente la artritis reumatoide), con determinadas enfermedades neurológicas/psiquiátricas (p. ej., epilepsia, enfermedad de Alzheimer, Parkinson o depresión), o pacientes con insuficiencia cardíaca

¿DE QUÉ CONSTA EL DIAGNÓSTICO BÁSICO DE LA OSTEOPOROSIS?

El diagnóstico básico de la osteoporosis suele constar de varias partes. Cada parte del diagnóstico ayuda al médico a determinar la presencia de osteoporosis y cuál es la mejor alternativa terapéutica. La exploración requiere tiempo, aunque no todos los pacientes se someten a todas las partes.

1. La consulta con el médico

  • ¿Cuáles son los antecedentes médicos del paciente? ¿Ha habido enfermedades de este tipo en la familia?
  • ¿Existen síntomas o limitaciones en la vida cotidiana, como dificultad para subir escaleras o dolor tras una caminata?
  • ¿Ha sufrido roturas óseas o caídas en el pasado?
  • ¿Padece alguna enfermedad subyacente?
  • ¿El paciente toma determinados medicamentos

2. La exploración física

  • Altura y peso
  • Determinación de la condición física y la movilidad
  • Medición de la fuerza en las extremidades, especialmente en las piernas, y el equilibrio mediante determinadas pruebas de movimiento
  • FRAX: La herramienta para la evaluación de riesgo de fractura evalúa la probabilidad del riesgo de fractura ósea en los próximos 10 años e incluye diferentes preguntas para identificar circunstancias que puedan favorecer la osteoporosis

3. Medición de la densidad ósea (osteodensitometría, radioabsorciometría de doble energía)

  • Radiografía de dosis baja para determinar la densidad ósea en la columna lumbar, todo el fémur y el cuello femoral
  • Comparación de los valores medidos con los valores medios típicos de la edad; en caso de desviación demasiado elevada, se sospecha pérdida ósea
  • Clasificación de acuerdo con los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS): nivel 0 (osteopenia: precursor de la osteoporosis), nivel 1 (osteoporosis sin fracturas), nivel 2 (osteoporosis manifiesta con 1-3 fracturas vertebrales), o nivel 3 (osteoporosis avanzada con múltiples fracturas vertebrales)
  • Método alternativo para la medición de la densidad ósea: medición ecográfica cuantitativa

4. Radiografías

  • Facilitan la detección de fracturas óseas, en particular de fracturas del cuerpo vertebral
  • Revelan fracturas de progresión lenta (deformación de las vértebras)

5. Análisis de sangre

  • Especialmente en caso de sospecha de osteoporosis como resultado de otros trastornos
  • Hemograma
  • Valores hepáticos y renales
  • Niveles de calcio y fosfato

En caso de resultados de densidad ósea anormales, posibles fracturas óseas o signos de otras enfermedades, está indicado realizar exploraciones adicionales, como TAC (tomografía axial computarizada), RM (resonancia magnética) y biopsia ósea.

Todas las exploraciones sirven para determinar la enfermedad de la forma más exacta posible y para iniciar el tratamiento en cuestión.