¿Qué es la dermatitis atópica?

¿Qué es la dermatitis atópica (DA)?

La dermatitis atópica es un trastorno hereditario caracterizado por piel seca, con presencia de eczema (reacción de hipersensibilidad en la piel similar a una alergia), que lleva a una inflamación, sarpullido con comezón y enrojecimiento, ampollas y descamación según el grado de atopia (leve, moderada, severa). En cualquier caso, la DA es una patología que cursa con un prurito (picor) importante. El paciente atópico tiene una predisposición individual a padecer enfermedades de origen alérgico: rinitis, conjuntivitis, urticaria, asma bronquial.

Está considerado un trastorno crónico de la piel, no infeccioso ni contagioso en ningún caso para el resto de la familia que convive con el niño y/o paciente atópico. La dermatitis atópica es la enfermedad cutánea más frecuente en la infancia. Se estima que entre el 2 y el 20 % de los niños, según los países, tienen o han tenido algún grado de dermatitis atópica durante su infancia. La dermatitis atópica suele comenzar en la primera infancia, aunque es posible la aparición de la dermatitis atópica a cualquier edad.

 

El brote atópico

La evolución de la DA es fluctuante: hay temporadas, normalmente en verano, en las que la piel está mejor (rojeces aisladas, piel algo seca, leve picor); y otras en las que empeora sin causa aparente, con posible aparición de brotes atópicos (fase aguda). En los cambios de estación (especialmente primavera y otoño) y cuando se producen cambios bruscos de temperatura, es cuando suelen aparecer los brotes. Los brotes se caracterizan por una sequedad extrema y un picor intenso que hace que el paciente se rasque y se produzca lesiones rojizas, que pueden llegar a infectarse.

Es importante tener en cuenta que pueden darse factores desencadenantes de brotes esporádicos, como los cambios de estación (sobre todo de otoño a invierno), el clima, infecciones, piel seca, etc.

 

Sintomatología de la DA

La exposición a factores ambientales irritantes puede agravar los síntomas de este problema de la misma manera que la resequedad, la exposición al agua de forma continuada, los cambios de temperatura y el estrés pueden desarrollar la sintomatología.

Sintomatología en atopia leve

  • Picazón intensa.
  • Ampollas que pueden formar costras.
  • Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas.
  • Erupción cutánea.
  • En niños menores de 2 años las lesiones de la piel empiezan en las mejillas, los codos o las rodillas.
  • En los adultos la erupción compromete con más frecuencia las superficies flexoras (internas) de las rodillas y los codos.

Sintomatología en atopia moderada: áreas de la piel seca y curtida

  • Pigmentación en la piel inferior o superior al tono normal (ver piel anormalmente oscura o clara).
  • Se localizan comúnmente en la parte interior del codo o detrás de la rodilla.
  • Se pueden propagar al cuello, las manos, los pies, los párpados o detrás de la rodilla.

Sintomatología en atopia severa

  • Podemos llegar a encontrar áreas de la piel en carne viva (excoriación) debido al rascado, producido por los fuertes picores. En el caso de atopia severa siempre será necesaria la consulta al dermatólogo y/o pediatra.
  • Distribución más habitual de la dermatitis atópica según la edad.

Conozca más acerca de la dermatitis atópica: Multilind® MICRO Plata